LAS COSAS SON LO QUE SOMOS


Las ideas, la transmisión de estas, y la palabra misma, tienen poder. Así San Pablo propagó la idea y creencia en Jesús y el cristianismo por toda Damasco y más allá, muy a pesar del más poderoso estamento de gobierno, el imperio romano.

El valor que se demuestra al arriesgarse por el cristianismo dice mucho sobre el poder de la fe, y la fe es algo que parte desde una idea y las palabras que esta desenfunde. Cuantos más cristianos mataron en Roma más adeptos se fueron adhiriendo, en poco tiempo se expandieron por varios continentes y pronto llegaron a 600 millones.

Con el paso del tiempo adquirieron mucha fuerza y una cantidad de adeptos importante. El emperador Constantino para salvarse, y en medio de su enfermedad, se hizo bautizar. Se demuestra así que la muerte de un hombre en oriente medio (Jesus), inspira un mensaje que trasciende, trasciende por la creencia en su palabra. Luego toma más fuerza y termina por fundarse una ciudad que sería la sede del cristianismo: Constantinopla

OBSERVACIÓN TRASCENDENTE SOBRE EL CAFÉ

El café es perfecto para describir un estado de pensamiento pobreza/riqueza. Ya hemos hablado en páginas anteriores sobre que la abundancia está por todos lados, pero según nuestra prescripción y esperanza no la detectamos ni la valoramos lo suficiente. Ahora hablemos con base en este producto que trasciende al mundo, y sobre las expectativas de si es bueno o malo; en esta ocasión lo tomaré como un detector de estados adquisitivos.

Tomo café desde no lo recuerdo cuando y sigo tomando y me sigue gustando, y no he logrado con certeza obtener una teoría que lo defina como malo o bueno para la salud. Sin embargo, el café y el arroz parecieran tener un valor de pobreza en mi vida, el arroz y el café e incluso el huevo, como símbolos de poco poder adquisitivo. “Comer arroz con huevo es cosa de pobres”, desacertadamente creen en Colombia.

En Colombia la mayoría de la población prefiere el café muy aguado, tuve la oportunidad de estar en Europa para darme cuenta de un nuevo menú y costumbres y me reencontré con un café “cargado”, precisamente como a mi me gusta. Allí observé el café como un símbolo de encuentro, de buen desayuno, de amistad, de negocios y de activación neuronal.

Pero a lo que quiero llegar es a la valoración en mi país, como ha trascendido en mi familia y por consiguiente en mi; miren lo retrogrado que me pude sentir 🙁 Estando en una etapa de mi vida que me valoro por niveles de conocimiento con base en una cultura general, y lo que me ha permitido conocer otras culturas, y en mi estado de superación consiente y financiera actual, dije un día “voy a comer arroz con café en 25 países”, como un reto. Este fue un hábito que repetía de niño cuando visitaba la casa de mi abuelo solitario, a quien quise mucho, lugar donde siempre robaba de sus ollas, una con arroz y otra con café. Pero me lo dije a mi mismo con esa impresión de que estos alimentos representaban pobreza, lo dije con rabia.

Hoy a media mañana me tomo el segundo café cargado, acompañado de un trozo de torta de chocolate y orgulloso pienso de manera más reflexiva a cerca del café; entonces hago el análisis del elemento ya que trasciende mundialmente.

En Colombia un tinto (café habitual de la mañana) vale en los pueblos el equivalente a 25 céntimos de dólar, y un café americano vale hasta 2 dólares en una ciudad europea. El café es un producto que se llena de lujo por su versatilidad, variedad, gusto y posibilidad de mezclas, es un producto trascendente que no tiene por qué determinar un estado de pobreza.

LAS COSAS SON LO QUE SOMOS

Podemos encontrar una plusvalía y plurivalia a todo lo que nos rodea; así pues, como lo dice Deepak Chopra en su libro “el ser superior”, el tiempo es algo que está en la mente; así mismo la realidad de las cosas la determinamos nosotros mismos. Otra frase de él es “Las cosas no son lo que son sino lo que somos” Ayer hablaba con mi novia de este apartado de Deepak y le decía “Un caos, un bello evento o un milagro son cosas que están determinadas por los pensamientos, nada más. Un terremoto, que automáticamente es denominado como una tragedia o catástrofe, es tan simple o singular como un geólogo lo quiera mostrar, “la acomodación de placas tectónicas” Tu quieres coges la escoba y el desinfectante y limpias la casa, y eso para los ácaros y demás pequeños y microscópicos bichos resulta una gran tragedia… pero tu estás aquí con el olor a limpio con tu copa de vino, sentada escuchando jazz, un momento lindo y perfecto

El Marketing como una Experiencia continua y humana

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletínRecibe la información más importante sobre Marketing en Internet, vender más, super-ofertas y regalos